viernes, 15 de abril de 2011

Variedades lingüísticas

VARIEDADES DE LA LENGUA


El español no es el mismo en todos los lugares donde se lo habla, ni en todos los momentos históricos; también es diferente en un mismo hablante, según la situación comunicativa en la que lo usa.
Esto significa que en el español (como en cualquier otra lengua: guaraní, inglés, japonés, mapuche) podemos reconocer variedades.

"[...] el término VARIEDAD LINGÜÍSTICA (o simplemente VARIEDAD, para abreviar), puede usarse para referirse a distintas manifestaciones del [lenguaje], justo al igual que se puede tomar la 'música' como un fenómeno general y distinguir entonces distintas 'variedades de música'. Lo que hace que una variedad de lenguaje sea distinta de otra, son los elementos lingüísticos que incluye, de modo que podemos definir una variedad de lenguaje como el conjunto de elementos lingüísticos de similar distribución social.”
R. Hudson, La sociolingüística, Barcelona, Anagrama, 1981.

En otras palabras, una variedad lingüística es un conjunto de formas de habla compartidas por un grupo de individuos. Según esta definición, son variedades del español: el español que se usa en distintas regiones de un país, el español que se usa en situaciones cotidianas, el español que usan los adolescentes de determinada región, el español que usan los médicos cuando se comunican entre sí sobre cuestiones que tienen que ver con la medicina... Todas estas variedades pueden ser agrupadas en lectos y registros.

Los lectos

Cuando el uso de una variedad determinada del español depende de algunas características del emisor, se habla de lectos. Las características relevantes del emisor son tres. Por lo tanto, se distinguen tres lectos:

Dialectos. Son las variedades del español que dependen del lugar donde vive el emisor: no se habla el mismo español en la ciudad argentina de Formosa que en la ciudad argentina de SanJuan; no se habla el mismo español en la ciudad argentina de Formosa que en la ciudad vene zolana de Caracas; no se habla el mismo español en la ciudad paraguaya de Asunción que en la ciudad uruguaya de Salto; no se habla el mismo español en la ciudad española de Madrid que en la ciudad española de Toledo. Si bien existe una creencia popular según la cual los españoles son los que mejor hablan el español, se trata de una creencia absolutamente falsa. Esta creencia parte de la idea errónea de que el español habla "la lengua española" y que los demás hablamos “dialectos del español". En primer lugar, en España no se habla una única variedad del español (ni siquiera se habla una misma lengua, sino varias). Esta situación se repite en todos los países hispanohablantes. En segundo lugar, no existe ni una sola persona que hable la lengua española; todos hablamos un dialecto. La lengua es solo el conjunto de los aspectos comunes a los distintos dialectos que la componen.

Cronolectos. Son las variedades del español que dependen de la edad del emisor. En una misma región, la gente mayor de setenta años no habla la misma variedad del español que la gente menor de veinte años. Aunque los mayores y los menores comparten el mismo dialecto, los adolescentes de una región utilizan expresiones que los mayores de esa misma región no utilizan. Al mismo tiempo, el cronolecto o "jerga adolescente" no es el mismo en todos los dialectos.

Sociolectos. Son las variedades del español que dependen del grado de formación cultural o educación que ha recibido una persona: una persona que ha recibido un grado alto de educación no habla de la misma manera que una persona que ha recibido poca educación y que no lee, aunque puede tratarse de dos personas que hablen el mismo dialecto y tengan la misma edad.

Los registros

Cuando el uso de una variedad determinada del español depende de la situación comunicativa en la que participa el emisor, entonces se habla de registros. Los rasgos relevantes de la situación comunicativa son básicamente tres, por lo tanto podemos hablar de tres formas de clasificar los registros.

Registro especializado o general. En este caso, el aspecto de la situación comunicativa relevante es el tema del intercambio, que puede ser general o especializado. El tema general es aquel que no requiere que los participantes del acto comunicativo tengan una formación especializada en algún campo de conocimientos. El tema es especializado cuando es propio de un campo de conocimientos específico: el campo de la ferretería, el campo de la medicina, el campo de la música, el campo del deporte, el campo de la cocina... Cuando el tema de un intercambio comunicativo es especializado, la variedad del español utilizada es el registro profesional o técnico; en caso contrario hablamos de registro general.

Registro formal o informal. En este caso, el rasgo relevante de la situación comunicativa es la relación que tienen entre sí los participantes del acto comunicativo. La relación entre los participantes puede ser de confianza, o bien puede ser formal. Si es de confianza, el registro que se usa es el informal; si no es de confianza, el registro es formal.

Registro oral o escrito. En este caso, la característica relevante de la situación comunicativa es el canal de comunicación. El canal de comunicación entre dos o más personas puede ser oral o escrito. Cuando una persona habla con otra, el registro que utiliza es el oral. Cuando una persona se comunica con otras a través de la escritura, el registro que utiliza es el escrito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada